Conéctate con nosotros

Economia

Rebajas en la calificación crediticia de Colombia aumentarán el costo de los préstamos

En medio de una serie de noticias desalentadoras en el ámbito financiero, Colombia se encuentra ante una situación preocupante tras las constantes rebajas en sus calificaciones crediticias por parte de agencias internacionales. Estas disminuciones en las calificaciones, equiparables a un bajo puntaje en la vida crediticia de una persona, podrían tener efectos negativos en la economía del país, reflejándose en créditos más costosos.

Las rebajas en las calificaciones han sido consecuencia de varios factores, entre ellos el ligero crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre, que apenas alcanzó un 0,7 %, y el aumento del desempleo del 10 % al 11,3 % en marzo. Además, la disminución en las importaciones y exportaciones ha agravado la situación económica.

El Gobierno Nacional se enfrenta a desafíos adicionales, como la propuesta de flexibilizar la regla fiscal, lo que ha generado desconfianza entre agentes internacionales y bancos importantes como Standard & Poors (S&P), Fitch Ratings, Bank Of America y Moody’s. Estas instituciones han expresado preocupación por la gestión financiera del país y han reducido sus recomendaciones de inversión.

El pasado 18 de enero, S&P Global Ratings mantuvo la calificación crediticia de Colombia en BB+ pero cambió la perspectiva a negativa debido a un crecimiento por debajo de lo esperado. Por su parte, Fitch Ratings marcó la calificación como ‘BB+/Estable’ el 7 de diciembre, pero advirtió sobre los retos fiscales que enfrenta el país.

Las empresas colombianas también se han visto afectadas por estas rebajas en las calificaciones. La estatal petrolera Ecopetrol, por ejemplo, experimentó una disminución en su calificación de crédito global por parte de Moody’s, lo que podría impactar su capacidad de endeudamiento y su situación financiera en el futuro.

Expertos advierten que estas rebajas en las calificaciones podrían traducirse en créditos más caros para el país, ya que una calificación crediticia más baja aumenta el riesgo percibido por los prestamistas, lo que lleva a un aumento en las tasas de interés. El Gobierno enfrenta el desafío de restaurar la confianza de los inversionistas y adoptar medidas para impulsar el crecimiento económico y estabilizar las finanzas públicas en un entorno cada vez más desafiante.

Seguir leyendo
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *